Bajofondo

En un principio, Bajofondo fue un colectivo artístico, una suerte de réplica criolla de los Asian Dub Foundation, cuyo debut (Bajofondo Tango Club, 2002) se basaba en el incipiente tango electrónico, con sampleos de Roberto Goyeneche y Jaime Roos, y un plantel que incluía a Didi Gutman, Adrián Iaies, Pablo Mainetti y a los uruguayos Fernando Cabrera y Alejandro Balbis, entre otros. Pero el hueso creativo de Bajofondo siempre fue el tridente integrado por Gustavo Santaolalla, junto a los productores de la Banda Oriental, Juan Campodónico y Luciano Supervielle. Si disco debut se lanzó a la venta en noviembre de 2002 para Uruguay y Argentina. Por este álbum reciben un Premio Gardel al Mejor Álbum de Música Electrónica en Argentina. También logran un Grammy Latino como Mejor Álbum Instrumental Pop.

En septiembre del año 2004 el colectivo presenta su segundo disco bajo el nombre Bajofondo presenta: Supervielle, en una versión solista. En este queda reflejada la capacidad de mezcla de Luciano Supervielle pasando de Piazzolla a un grito de gol del relator Víctor Hugo Morales, y de ahí saltar al candombe del mítico Eduardo Mateo.

Podés contratar a Bajofondo completando nuestro formulario de contacto

Podés contratar a Bajofondo completando nuestro formulario de contacto

Para Mar Dulce (2007), ya se había consolidado como un octeto electrónico (la referencia piazzolliana no es casual), con notables solistas como Martín Ferrés (bandoneón) y Javier Casalla (violín), una sólida base con el tándem Gabriel Casacuberta (bajo) y Adrián Sosa (batería) y Verónica Loza, en su rol de VJ y vocalista eventual. El eje, sin embargo, eran los feats. de Elvis Costello, La Mala Rodríguez, Nelly Furtado y Gustavo Cerati, entre otros.

Su último disco, Presente, data del 2013 y predominan los tracks instrumentales, que se magnifican con la ambición sinfónica de los arreglos orquestales escritos y dirigidos por Alejandro Terán (La Portuaria, Sexteto Irreal, Orquesta Hypnofon), socio creativo en esta etapa. Sin descuidar el plano bailable, varios pasajes del álbum poseen una impronta cinematográfica, que disparan imágenes a veces bucólicas y otras grandilocuentes.

 

Video 1

Video 2

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*